Chepe on Deck: El Clásico Mundial 2017 y los “Fantasmas” de Durango en la LMB

Texto enviado por José “Chepe” Zazueta

Foto cortesía de Yesenia Torrecillas (Comunicación del Clásico Mundial)

CLÁSICO MUNDIAL. Culiacán, Sin.- Con todas y las notables ausencias, deserciones, negativas, restricciones y conexos, el clásico mundial de beisbol nos tiene con la atención puesta en el evento. Podrá no gustarles a la gran mayoría de aficionados estadunidenses; que pena.  Sin embargo para este servidor representar a tu país en cualquier ámbito de la vida es un honor que pocos pueden presumir.

Lo sé, una buena cuota de peloteros anteponen los intereses monetarios; no los culpo, cada quién sus prioridades. Pero para este servidor es muy plausible que otros tantos peloteros, por encima de intereses millonarios representen a sus países y sus miles, millones de aficionados.

DURANGO. Lo que está sucediendo en Durango es el más claro ejemplo de lo que no debe de pasar en una liga profesional de beisbol. Es increíble que estas alturas del juego la asamblea lo siga permitiendo; tanta informalidad. En la liga de los barrios lo entiendo pero en una liga profesional. A poco más de 20 días de iniciar la temporada 2017 de la LMB los Generales de Durango no tiene manager, estadio, bueno… ni equipo.

Una pena para un mercado, como el estado y ciudad de Durango que está para hacer chuza. No existe en ese bello estado, un equipo de una liga mayor.  El baloncesto le hará la lucha con las Águilas Doradas en el Circuito de Baloncesto del Pacífico. Pero siento que están en las mismas. Poco o nada se sabe de esas Águilas Doradas.

¿Y los Generales? Dicen que lo que mal inicia, mal termina.  Sin embargo los Generales, su directiva no tienen la culpa sino quienes permiten esto que no está a la altura del beisbol profesional. Gracias que Dios los bendiga.

La Opinión de Yesenia: Unas Palabras con Edgar Quintero

quinterohillo01Abogado en el Diamante: Edgar Quintero

Texto enviado por Yesenia Torrecillas ( @yesyTorrecillaz )

Debido a que el béisbol es un deporte que exige demasiado del tiempo del pelotero, al jugarse casi a diario, pocos son los jugadores que concluyen sus estudios, ya que entran en el dilema de jugar o la escuela, sin embargo, hay quienes han encontrado la manera de realizar ambas cosas y uno de ellos es Edgar Quintero, outfielder de los Naranjeros de Hermosillo, quien ahí donde lo ven es licenciado en derecho y muy pronto quiere convertirse en un hombre de negocios.

Por lo que nos cuenta que antes de enfilarse al ‘rey de los deportes’, se encontraba estudiando la universidad en su natal Mazatlán, aunque de manera amateur ya había practicado béisbol. “Antes de firmar para verano con la organización de Sultanes, yo estaba estudiando, ingresé a ciencias jurídicas a la carrera de derecho en Mazatlán y después fue cuando Sultanes me invitó a pertenecer a su equipo, entonces fui, suspendí la universidad por un año para ver qué onda con el béisbol, más que nada para saber hasta dónde podía llegar”, explicó.

Aunque al momento de quedarse con la escuadra regia, continuó con su inquietud por concluir sus estudios, es ahí que buscó una universidad que le permitiera tener flexibilidad con los horarios por las giras que tenía con el equipo de la sultana del norte, porque por ende tenía que faltar a algunas clases y fue el Centro de Estudios Universitarios de Monterrey el que le permitió seguir con la carrera en derecho.

En un principio, Edgar aprovechó sus primeros años en que era novato y no tenía tanto juego para asistir con más regularidad a la escuela y no tenía la excusa de estar cansado después de un encuentro, todo se le acomodaba muy bien, la universidad en la mañana y Sultanes en la tarde o noche, pero no todo sería fácil, debido a que para poder terminar su licenciatura a tiempo, tuvo que ausentarse unos años en la Liga Mexicana del Pacífico.

Pero no todo terminó ahí, ya que en enero del 2015, Quintero nos cuenta que comenzará su maestría en administración de negocios, preparándose así para el día en que cuelgue los spikes, seguir en el béisbol, pero en este rubro enfocado en el área de mercadotecnia. “Si Dios quiere en enero del año que entra, ya metí los papeles para empezar la maestría por medio del Tec Milenio, hay una beca que tenemos los jugadores de Liga Mexicana y voy aprovechar el apoyo para estar preparado cuando llegue el momento en que tenga que quitarme el uniforme”, comentó.

Es así que el mazatleco aprovechará el convenio que tiene LMB con el Tec Milenio, el cual busca el desarrollo profesional de los peloteros de los 16 equipos de este circuito, así como ampayers, personal que integre las organizaciones y familiares directos, donde también tienen la facilidad de cursar en línea. Edgar a pesar de que todavía no ha tenido oportunidad de ejercer como quisiera porque se ha enfocado meramente al béisbol, recomienda ampliamente a los jóvenes que están próximos a incursionar en esta disciplina a que no descuiden su preparación académica, señalando que si de verdad lo quieren, lo pueden conseguir.

“Totalmente lo recomiendo, inclusive a mí me ha tocado en Monterrey cuando han ido padres de familia, lógicamente con la duda de sus hijos acerca de qué elegir, entre una carrera universitaria o el béisbol, entonces hay quienes tienen facultades para el béisbol y cuando se ha prestado, los scouts me han hablado para platicar con los padres de los muchachos, yo les he comentado mi situación, les he explicado cómo yo estudié y la verdad que el que quiere puede”, externó.

Por último, destacó que estudiar siempre estuvo en sus planes, independientemente de lo que pudiera haberle pasado en el béisbol, pues ya era algo que tenía muy claro y en su hogar primero estaba la escuela. “Para mí siempre fue un objetivo, inclusive si me hubieran puesto a elegir en un momento entre estudiar y jugar, yo hubiera agarrado el estudio, aunque ya es decisión de cada quien, pero siempre tuve muy claro en que iba a tener una carrera universitaria y el béisbol lo usaba de joven simplemente como un deporte, no era una actividad mía, jamás creí que al paso de los años iba a ser mi trabajo y en mi casa eso nunca fue una pregunta”, puntualizó.

Para ver más ediciones de esta sección-columna, haga click aquí por favor. Gracias.