Esta Semana en La Historia del Deporte (Abril27-Mayo3)

DATO DEL DÍA: El futbol profesional del más alto nivel en México llegó oficialmente y de forma permanente a Sinaloa cuando apareció la franquicia de Dorados, primero denominados como de Culiacán y luego de Sinaloa. Pero antes, especialmente en Culiacán y Mazatlán, jugaron en plan de exhibición varias veces equipos de Primera División, como la UAG (los Tecos), la UdeG, los Pumas, el Atlas y otros, entre los años 70 y 80. En ambas ciudades regularmente se presentaron ante seleccionados locales y jugando en los respectivos estadios de Beisbol, el Ángel Flores y el Teodoro Mariscal.

ABRIL 27 de 1981: El pitcher mexicano Fernando Valenzuela, de los Dodgers, lanza su cuarta blanqueada en cinco aperturas desde el inicio de la temporada, derrotando por 6-0 a los San Francisco Giants. Esa temporada tuvo una huelga, que cortó la racha ganadora del pitcher mexicano por prácticamente dos meses, pero al final del ciclo fue el ganador del Cy Young, premio al mejor lanzador de la Liga Nacional, fue Novato del Año y además ganó un juego en la Serie Mundial, en la que su equipo derrotó en seis juegos a los Yankees.

ABRIL 28 de 1987: La NBA anuncia dos expansiones: para 1988 con equipos en las ciudades de Charlotte, Carolina del Norte, y Miami, Florida; para 1989 en las ciudades de Minneapolis, Minnesota, y Orlando, Florida. Esa franquicia otorgada a Charlotte es ahora la de Nueva Orleans, la actual nació en la década del 2000 con el nombre inicialmente de Bobcats, propiedad de un magnate afroamericano de la TV de paga, el primer dueño de equipo de esa raza en la historia de la liga.

ABRIL 29 de 1994: Kirk Reuter, de los Montreal Expos, hoy Washington Nationals, empata la marca de Fernando Valenzuela de 10 victorias seguidas como abridor novato, dos de ellas hasta el año que señalamos y las restantes ocho en 1993; Valenzuela hizo lo mismo pero al revés, entre 1980 y 1981. Reuter tuvo su mejor momento hacia la segunda mitad de los años 90, cuando desde 1997 y hasta 2003, tuvo al menos diez victorias en cada temporada, con 16 en 1998, como su mejor campaña.

ABRIL 30 de 1993: El aficionado alemán Gunter Porsche, entra de improviso al campo de juego y apuñala en la espalda a la tenista serbia Mónica Seles, en un torneo en Hamburgo. La atleta sobrevivió al ataque y el agresor, declarado desequilibrado mental, se justificó diciendo que era fanático de la germana Steffi Graf, que desde hacía tiempo disputaba con la serbia la supremacía del tenis femenino a nivel mundial.

MAYO 1 de 1988: Michael Jordan, de los Chicago Bulls, se convierte en el primer jugador en la historia de la NBA que anota en dos juegos consecutivos de postemporada 50 o más puntos en cada uno, ambos ante los Cleveland Cavaliers; esto ocurrió en los dos primeros juegos de la serie inicial de playoffs de la Conferencia Este.

MAYO 2 de 1917: El Wrigley Field de Chicago, casa de los Cubs, se convierte en el primer escenario en ser sede de un doble juego de No Hit, cuando Hippo Vaughn, de Chicago, y Fredy Toney, de Cincinnati, lanzan juego sin recibir hit por nueves innings; los Reds finalmente ganaron el juego por pizarra de 1-0 en la décima entrada.

MAYO 3 de 1959: Charlie Maxwell, de los Detroit Tigers, batea cuatro homeruns consecutivos en doble juego ante los Yankees, ganados ambos por los Tigers por 4-2 y 8-2, en el desparecido Briggs Field, nombre que durante un tiempo fue oficial, igual que el de Nevis Field, del que muchos recordamos simplemente como Tiger Stadium, casa del equipo de Detroit desde 1912 a 1999, demolido por completo en 2009 por decisión de la gente de la ciudad mediante votación pública.

EL FANÁTICO: Medios Mexicanos, Creadores de Monumentos a la Mediocridad del Futbol Nacional

DATO DEL DÍA: Hoy en Coney Island, el tradicional lugar de veraneo de los neoyorkinos de clase media y baja desde principios del Siglo XX, el estadounidense Joey Chestnut ganó por décimasegunda ocasión la competencia de comelones de Hot Dogs, patrocinada por Nathan´s, la tradicional marca de ese tipo de alimentos, nacida en el lugar de la competencia. Chesnut esta vez comió un total de 71 unidades, dejando vigente su marca de 74 impuesta el año pasado. Miki Sudo ganó el jueves la versión femenil por sexta ocasión, al consumir 31 Hot Dogs. Como hace años, la competencia fue transmitida por ESPN.

MEDIOCRES, RATONEROS Y DE PENA AJENA. Nuevamente la gran mayoría de los comentaristas deportivos mexicanos han  dejado ver su escasa idea de la dimensión exacta de las cosas, no solo convirtiendo muchos programas en verdaderos circos de payasadas, sino exagerando, como hace décadas, en cada momento los magros resultados y la escasa competitividad del futbol mexicano a nivel de selecciones nacionales. Claro, contando con la complacencia de un público siempre dispuesto a comerse el engaño cada vez que se lo ponen en la boca. Y por supuesto, la aprobación completa del mundillo nacional del futbol.

Comenzamos con un desgastado (y nada remunerador en lo deportivo) Torneo de Esperanzas de Toulon, Francia, que un equipo de nuestro país, si la memoria no me falla, ganó por primera vez en 1975, lo que desde entonces ha servido para plantearlo como un gran evento, que en realidad no es ni por error. Es verdad que ahí han jugado jugadores que luego fueron grandes estrellas, pero eso fue resultado de un proceso y no del evento en sí, porque se ser así, México habría ganado ya un Mundial de selecciones mayores y eso no ha pasado.

Ese torneo es de Sub 23 pero hay equipos de todo tipo, según lo que decidan las federaciones de los países participantes. Luego, en las escenas de TV se ve que el nivel de espectadores es muy escaso, incluso en la final, lo que indica que no le dan en la sede la mayor importancia, salvo, claro en la TV y otros medios mexicanos. Este año se desarrolló prácticamente a la par del Mundial Sub 20, con sede en Polonia, lo que sirvió para dejar en evidencia en enorme abismo de calidad entre el canturreado torneo y un evento realmente relevante, aunque este era para menores de 20 años y no de 23.

Igual se desarrolló por los mismos días el campeonato UEFA Sub 21, en Italia, en el que pasó lo mismo, se vio un nivel de futbol infinitamente superior al que se vio en el torneo de Toulon, pero fue algo en lo que poco se hizo énfasis en los programas de “análisis” de cadenas como Televisa, Azteca, ESPN y Fox Sports, además de otros medios electrónicos, digitales e impresos. Y es obvio, si el análisis fuera objetivo, tendrían que decir que mejor hubiera sido que un equipo mexicano estuviera en el Mundial juvenil de Polonia y no en un torneo mucho menor, intrascendente y sin la mínima importancia.

El Mundial femenil que se celebra en Francia, es ora muestra de la mediocridad del futbol mexicano, a pesar del crecimiento reciente notable del campeonato local femenil, que en el extranjero parece no se nota. Ideal hubiera sido ver a un equipo de damas mexicanas competir en ese evento que esta vez, creo, ha dejado ver buenos juegos y un crecimiento en la calidad del futbol femenil, dejando ya sin argumentos a esos detractores que lo han criticado porque lo ven como un atentado a su hombría y predominio de género.

Dejamos para el final las absurdas comparaciones entre la Copa América que se juega en Brasil y la intrascendente Copa de Oro que se desarrolla en Estados Unidos. Si bien el futbol de CONMEBOL (Sudamérica) no es parejo y muestra desde hace décadas el domino de equipos como Brasil y Argentina (a veces retados y derrotados por otros como Chile, Uruguay y Colombia, o sorpresas como Perú en esta ocasión), no deja de ser un futbol de mayor calidad en lo individual y colectivo y no se diga en lo histórico si tomamos como referente los Mundiales.

La Copa de Oro, que bien podría ser de cobre, no es más que un evento diseñado para tres cosas: sacarle dinero a los millones de mexicanos, a dos o tres gringos patrioteros, y al resto de latinoamericanos de muchas otras nacionalidades; ponerle la mesa servida a México y/o Estados Unidos para ganar su pase a la Copa Confederaciones; generar altos ratings de TV en México con su consecuente ganancia económica para las televisoras nacionales. Pero en cuanto a buen futbol, nada de nada, solo destellos y pocos puntos de comparación con el evento sudamericano ya citado.

Pero que eso sea reconocido por los comentaristas mexicanos, jamás, se dedican mejor a exaltar virtudes inexistentes en el equipo mexicano y generar altas expectativas para eventos futuros, como las eliminatorias del siguiente Mundial. Y lo peor son los exfutbolistas habilitados de la noche a la mañana en todas las televisoras como periodistas, además de los que se supone periodistas reales pero dedicados a porristas y porros mediáticos hace décadas. Defienden con las ridiculeces más extremas y tontas hasta el más mínimo asomo de crítica objetiva. Un verdadero cáncer del periodismo deportivo mexicano, que este verano se ha convertido en fábrica de monumentos a la mediocridad.

PLUS: Bryce Harper, de los Philadelphia Phillies, el miércoles hizo historia al conseguir su hit número 1000 en las Ligas Mayores y también su homerun 200 de su carrera en el mejor beisbol del planeta. Lo interesante es que es el primero en la historia que lo hace con el mismo batazo, obvio un homerun.