Méritos Justos

Así como Lavolpe tuvo su momento en la Copa Confederaciones del 2005, Hugo Sánchez ha logrado el triunfo que le da legitimidad al frente de la selección mexicana.

No hace mucho le dimos duro por su pobre desempeño en la Copa de Oro, pero ahora es momento de reconocer los logros, no se trata de ver siempre todo negro.

Para empezar, el triunfo del equipo mexicano no pierde valor por no haber estado en la alineación brasileña algunas de sus piezas más importantes, pues ya sabemos que Brasil tiene para armar más de un equipo con potencial para ganar cualquier torneo.

Y por otro lado, la victoria certifica la versión más coherente de los altibajos del equipo mexicano: Hugo Sánchez tuvo un vestidor roto en Estados Unidos, además de no tener tan amplio conocimiento de algo muy importante que se llama estrategia.

Quizá difiero mucho del punto de vista de la mayoría, pero tengo argumentos para defender esa teoría: salieron algunos jugadores( muy hechos en la era de Lavolpe) y algunas cosas se arreglaron; y otra vez las individualidades, y no el juego de equipo, sacaron el resultado.

Y para muestra lo siguiente: si Nery Castillo no hubiera jugado en la liga griega y tampoco en la Champions League, jamás mete ese gol. Y no es menospreciar la liga de México, simplemente es decir la verdad. La liga mexicana está sobrevalorada en extremo y jamás dará a ningún jugador el fogueo que si dan muchas ligas en Europa y, por supuesto, la Champions. Ojala los triunfos mexicanos sigan, pero cuidado al momento de asignar los méritos.