EL FANÁTICO: Round de Sombra. ¿Cuántas Veces Vas a Volver? (Por Francisco Aarón Ibarra)

COLABORACIÓN de Francisco Aarón Ibarra. (Periodista consumado, gran conocedor de los deportes, viejo compañero de batallas radiofónicas.)

¿Cuántas veces vas a volver?

En octubre de 2012 tuve oportunidad de platicar con Julio César Chávez Júnior. En entrevista para el periódico El Debate, el hijo de la Leyenda habló de su derrota ante Sergio “Maravilla” Martínez. Comento esto como contexto previo a su combate de este sábado 10 de agosto ante el colombiano Evert Bravo. En dicha plática mencionó algo que cito textual: “Yo creo que este momento es de recapacitar, como tú dices, de armar todo de nuevo; hay muchas cosas que estaban mal, no se habían arreglado y voy a empezar. Ahorita tengo más hambre, más ganas que nunca, estoy más motivado porque quiero demostrarle a todo mundo que voy a volver, quiero la revancha si se da, y demostrarles sobre todo en la pelea lo que puedo dar y que voy a volver más fuerte”.

Enlace de la entrevista: https://www.youtube.com/watch?v=5p8DLHh2RgM
La entrevista fue la primera que dio a medios locales tras su derrota ante el peleador argentino el 15 de septiembre de 2012. Aseguró una y otra vez que volvería, que buscaba la revancha pero no sucedió. Martínez peleó un par de veces más. Primero ante Martin Murray en abril de 2013 a quien venció por decisión unánime. Luego en junio de 2014 su pelea de retiro, ya maltrecho, ante Miguel Ángel Cotto.

Y el retorno del Júnior se pactó entonces un año después de ese combate ante el “Maravilla”. Fue ante Brian Vera a quien venció en polémica decisión en el StubHub Center de Carson, California, dejando todo listo para otro regreso (sí, otro regreso) ante el mismo rival a quien venció otra vez por decisión. Fuera del ring Chávez Júnior tuvo problemas no sólo con el peso sino de índole personal y sus recesos de los entrenamientos cada vez más grandes. Su carrera seguía sin encausarse y a pesar de su juventud, ya manejaban otro retorno.

A pesar de que las actuaciones del Júnior ante Brian Vera dejaron a deber, se logró un nuevo combate pero en una nueva división. No solamente el público de Sinaloa sino de México comenzó a desesperarse, pero mantuvieron la fe. Sin embargo, en abril de 2015 vino su siguiente derrota y por la vía del cloroformo.

Fue otra vez Carson California, otra vez en el StubHub. Su rival, Andrzej Fonfara lo noqueó y dejó todo listo para otro regreso. De hecho fueron dos más, uno ante el chihuahuense Marco “Dorado” Reyes y el siguiente ante Dominik Britsch, en agosto de 2015 y diciembre de 2016 respectivamente y ambos combates los ganó por decisión.
El regreso (ahora sí el bueno) estaba listo y ante su rival Saúl “Canelo” Álvarez. Un choque entre los dos peleadores más mediáticos del país. La historia es de todos sabida y muy contada. En ese combate Julio si lanzó unos cuantos golpes: fue abrumado y arroyado por su rival.

Durante 12 rounds fue una sombra, un bulto y recibió castigo “hasta para llevar”. Problemas de peso otra vez fueron su justificación. Ahora, a dos años de no pelear, este sábado Chávez viaja a San Juan de los Lagos, Jalisco para una pelea de peso semipesado contra el colombiano Evert Bravo. Ahora el peso no será el problema, al menos no en la báscula cuyo límite serán las 175 libras.

Y todo está listo para un nuevo regreso. Otro. “Si pierdo, me retiro”, dijo el púgil. Esa es la novedad en el combate. “Si yo pierdo, me retiro, no tengo que perder con estos rivales. Voy a ir paso a paso, voy a trabajar muy duro y con mucha constancia y disciplina, cosa que no hice en mi carrera durante estos años”, dijo en una entrevista.

Y eso me remontó a ese octubre de 2012. En medio de una polémica por su primera derrota y la promesa de volver y el retorno que nunca se vivió. Ahora, un nuevo regreso y el combate me obliga a preguntarme, ¿cuántas veces vas a volver?

Round de Sombra con Francisco Aarón Ibarra: El Boxeo en Tiempo de Atletas

Texto enviado por Francisco Aarón Ibarra.

Después de la llamada “Pelea del Siglo”, a través del internet empezaron a salir infinidad de expertos en el boxeo, y una gran mayoría expresaba su desilusión y decepción por la demostración tanto de Manny Pacquiao como del llamado por sí mismo, “el mejor de la historia”, Floyd Mayweather Jr.

Por otra parte, otros la justificaban explicando que sucedió lo que debía de suceder: un Manny siendo Manny y un Floyd siendo Floyd. Pero, más allá de toda la parafernalia de la mercadotecnia y de todos los discursos, yo me pregunto “¿qué es el verdadero boxeo?”.

Hago la pregunta porque los que saben, dicen que es el arte de golpear sin ser golpeado y otro sector dice que se trata de hacerle daño al rival sin importar el daño recibido, con el afán de dar espectáculo. Pero en todo esto no hay punto medio, es decir, son extremos opuestos, y por eso pienso que verdaderamente olvidan la esencia de este deporte.

Y hoy día anteponen cantidad a calidad. Es más importante ser un gran atleta que un gran deportista, tener mayor capacidad físico atlética a la casta y la sangre diferente, esa que se manufactura en el Olimpo.

¿Hasta dónde es buen boxeo amarrar, lanzar los golpes mínimos y correr mucho, y hasta dónde es mal boxeo buscar dejarlo todo en un golpe? Mi respuesta es poco comprometedora, mi respuesta es la combinación de ambas… amarrar, correr y acabar con el rival.

Porque todo aquel que ha estado en un cuadrilátero sabe que si no acaba al rival que se tiene en frente, éste te podría acabar, y para ejemplo puedo citar a José Luis Castillo contra Diego “Chico” Corrales, que si bien no fue una cátedra de boxeo sí fue un combate que quedará en la historia como uno de los más emocionantes.

En pocas palabras, creo que Floyd será olvidado con el tiempo, no por lo espectacular que ha dejado de ser o por lo mucho que nos ha privado so pretexto de su técnica, sino por lo que realmente es el boxeo: golpear sin que te golpeen y acabar con tu rival. Eso es el boxeo.

Ejemplos hay varios, pero aquí pondré un nombre que está llamado a ser la reivindicación del boxeo: Gennady Gennadyevich Golovkin. El peleador europeo comprueba la teoría más polémica del deporte: la mejor defensa es el ataque. Golovkin ha demostrado que la combinación de poder y precisión no tiene manera de descifrarse.

¿Que jamás ha enfrentado a alguien como Mayweather? Cierto. ¿Que jamás ha sido exigido? Cierto. Pero nada de eso es culpa suya, él, creo yo, es lo más cercano que hay al verdadero boxeo, no a ese que nos han querido vender de técnica depurada y defensa excelsa.

Para ver más colaboraciones de boxeo haga click aquí por favor. Gracias.